*

*

*

*

LA MEZCLA DE INDIO Y NEGRO

 

 

LA MEZCLA DE INDIO Y NEGRO

Por: Luis Antonio Escobar

Tomado del Libro LA MÚSICA EN CARTAGENA DE INDIAS

 

 

Toño Fernández, Juan Lara, José Lara y Julio Rentería. España (1956)

 

Al seguir el rastro de las expresiones artísticas de los indígenas y de los negros, notamos que hay la coincidencia de amor por la danza. Por esto cuando, más tarde, se ha logrado su mezcla, va a surgir el producto de esta unión.

 

En el caso colombiano de la Costa Atlántica fueron concretándose las nuevas canciones, ritmos, mezclas de instrumentos y finalmente, al terminar el siglo pasado, lo que seria después, la Cumbia, el Mapalé y el Porro.

 

Aquí aparece la melodía y los tambores, las gaitas y caña de millo y el guasá, el grito negro y el dejo con reminiscencias de "cante jondo", el movimiento refrenado y cadencioso, las nuevas expresiones de las nuevas razas.

 

A propósito de este nuevo "tipo de música", de instrumentos y canciones,  se puede comprobar que desde 1825-26, años del Viaje por Colombia de Carl August Gosselman, ya existía el conjunto de las gaitas. Al hablar de su visita a Santa Marta, dice:

 

 

"Por la tarde, segundo día se preparaba gran baile indígena en el pueblo".

 

 "La pista era la calle, limitada por un estrecho círculo de espectadores que rodeaba a la orquesta y los bailarines.

 

La orquesta es realmente nativa y consiste en un tipo que toca un clarinete de bambú de unos cuatro pies de largo, semejante a una gaita, con cinco huecos, por donde escapa el sonido; otro que toca un instrumento parecido, provisto de cuatro huecos, para los que solo usa la mano derecha, pues en la izquierda tiene una calabaza pequeña llena de piedrecillas, o sea una maraca, con la que marca el ritmo.

 

Este último se señala aún más con un tambor grande hecho en un tronco ahuecado con fuego, encima del cual tiene un cuero estirado, donde el tercer virtuoso golpea con el lado plano de sus dedos.

 

A los sonidos constantes y monótonos que he descrito se unen los observadores, quienes con sus cantos y palmoteos forman uno de los coros más horribles que se puedan escuchar.

 

En seguida todos se emparejan y comienzan el baile".

 

Yo es de  notar que en esta música, descrita tan inocentemente, aparece de manera manifiesta el carácter indígena, casi sin influencia negra. Nos hablan de baile indígena en Santa Marta.

 

El clarinete de bambú, es simplemente la gaita hembra y el otro instrumento con cuatro huecos, la gaita macho. No olvidemos que la maraca es un instrumento antiguo de los indígenas y que aparece en el mural maya de Bonampak, siglo séptimo, adornado con plumas de colores.

 

 Ahora, aquí también es movido por la mano izquierda del indígena. Nos hablan de tambores. Casi se podría decir que es totalmente un grupo indígena. Sin embargo, al llegar a nuestro siglo, podemos notar que es el mismo conjunto el que aparece en Cartagena y otras ciudades, pero ya con la inclusión de músicos negros y de mezclas de ambiente negro, que resultan en la famosa Cumbia y Porro.

 

 Pero no debemos olvidar este relato y como además, ya vimos el grado de desarrollo musical y de danza de los indígenas, claramente se podría decir, que con las gaitas y sus conjuntos, lo que más se debe notar es el ambiente indígena. Sin embargo el mismo narrador nos refiere en otro aparte del mismo libro:

 

"Mezclados a las canciones un negro indígena, acompañándose con una pequeña guitarra, recitaba versos.

 

Su uso era frecuente y el sonido bonito, pues la música lleva una armonía que se complementa con sus voces puras y profundas que tanto tienen de melancolía y también se ajustan al clima de su patria y a la orgullosa grandeza que los cobija".

 

De manera que tenemos a un gran guitarrista negro, trovador, que logra hermosos sonidos y bella armonía, junto al grupo indígena. ¿Qué más podemos pedir para demostrar que negros e indios se van mezclando para producir un nuevo sentido artístico, el folclor, que ya no es ni negro ni indígena, sino producto de la nueva raza colombiana?.

 

Estas mezclas ya no conservan sus tradiciones artísticas milenarias, pero en cambio, revierten todo el pasado en un hermoso presente y futuro.

 

MANUEL ANTONIO RODRÍGUEZ A .

(Músico pedagogo)

CONTACTOS:  marmusico@hotmail.com  -  Bogotá   Colombia

www.musicalafrolatino.com

HOME