*

*

*

 

LA SALSA 1 (Salsa Romantica)

 

Por:  Tommy Muriel  de Oasis Salsero

 Conceptos del titular de la página.

 

 

Es necesario establecer qué es y cuándo comienza la salsa "romántica," cuándo comienza lo "erótico" en la salsa y cómo llegamos al punto actual donde está la salsa.

 

Primero, lo romántico en la salsa no comenzó como tal en los 80's, como muchos piensan.

 

 Y como muestra de esto baste mencionar temas lo suficientemente añejados ya como "Sé Que Te Vas" de Richie Ray y Bobby Cruz (de 1966, incluido en el disco "Se Soltó/On The Loose," el primero del binomio para el sello Alegre) y "Mintiendo Se Gana Más" de Paquito Guzmán (del disco de igual nombre, grabado a mediados de los 70's para el sello Inca y aún no disponible en CD) y otros mucho más conocidos como "Salomé" de Cheo Feliciano (del disco "With A Little Help From My Friend" con Tite Curet Alonso como cómplice principal, grabado en 1973), "Canto Al Amor" de la Sonora Ponceña (del disco "Explorando" de 1978), "Sin Poderte Hablar" (del disco "Solo" del maestro Willie Colón, grabado en 1979) y "Paula C" de Rubén Blades y el cual le dedicara a su ex-novia en ese entonces de igual nombre y de apellido Campbell (grabado con un todos-estrellas dirigido por el fallecido Louie Ramírez y estampado en el disco "Louie Ramírez y Sus Amigos" del año 1978).

 

Y en esa misma onda podemos citar otros clásicos de la era de oro de la salsa como "Mi Desengaño" y "Marejada Feliz," ambos de Roberto Roena. En otras palabras, guarachas, mambos y salsa como hoy la conocemos con temas amorosos siempre han existido; no crean que el canto amoroso estaba condenado al bolero exclusivamente.

 

 Pero el despegue definitivo de lo que hoy conocemos como el movimiento de la "salsa romántica" se da en los 80's. Recientemente se publicó un artículo en Latin Beat donde un músico de la costa oeste de los Estados Unidos, el líder de la Orquesta La Palabra, se adjudica con hechos la paternidad de dicho "monstruo," que no es otra cosa que re-grabar baladas en ritmo de salsa. Pero por esos azares de la vida y la industria disquera, es Louie Ramírez quien de manera casi accidental crea la fiebre en Nueva York.

 

El año es 1983 y el sonido Nueva York está en etapa agonizante luego de la estrepitosa caída del boom de la Fania (y el desplome de dicho sello disquero como tal, como resultado del fracaso de la película "The Last Fight") y el estancamiento, en términos musicales y económicos, de la escena latina en la ciudad donde nació el movimiento salsero.

 

 La salsa que parían orquestas como Pacheco y Larry Harlow comenzaba a sonar repetitiva y ya no hacía estragos como lo hacían 10 años atrás, la Tipica'73 se desbandaba gracias al férreo boicot y a las veladas amenazas de muerte de sectores de ultra-derecha del exilio cubano, y el binomio que en ese entonces prácticamente mantenía a flote al sello Fania, Willie Colón y Rubén Blades, también se disuelve en medio de circunstancias nada amistosas, sufriendo ambas partes el resultado de dicho golpe. Mientras esto se daba, muchos de los grandes músicos de la era empiezan a emigrar hacia los predios del jazz latino de manera definitiva, toda vez que la salsa bailable que se gestaba ahora proveía cada vez menos espacio para solistas de su calibre: Andy y Jerry Gonzalez, Barry Rogers, Víctor Paz, Mario Rivera y Nicky Marrero, entre muchos otros (sumándose a la lista a lo largo de la década figuras como Cachete Maldonado y sus ahijados en el tambó Anthony Carrillo y Giovanni Hidalgo, Juancito Torres, Yomo Toro y el propio Ray Barretto).

 

 Orquestas como las de Tito Puente y Machito, quienes aunque mucho anteriores a la salsa todavía daban la pelea en los 70's (luchando, como en el caso específico de Puente, incluso en contra del término "salsa" como tal), también emigran en definitiva hacia el jazz.

 

 La bandera de la salsa ahora la cargaban artistas y orquestas que no radicaban en Nueva York, como el venezolano Oscar D'León y orquestas boricuas como El Gran Combo, Sonora Ponceña, Orq. La Mulenze y las de Bobby Valentin, Willie Rosario y Tommy Olivencia (posiblemente, Luis "Perico" Ortiz era el único director de orquesta neoyorquino que gozaba de buenas ventas y popularidad fuera de los predios de la gran urbe una vez Colón y Blades se distancian, seguido distantemente de otro grupo nuevo que dio mucho de que hablar: el Conjunto Clásico).

 

 Es en estas circunstancias, amén de los estragos que el merengue y la balada ya causaban en el mercado, que Louie Ramírez sale a flote a cargo de un producto y un concepto extraño: Noche Caliente, para el sello americano K-Tel, mejor conocido por sus compilaciones de rock y disco music.

 

Ya Ray de la Paz era el cantante de su orquesta regular. De La Paz provenía de la banda de Barretto, con la cual completó dos discos de excelencia pero que murieron rápidamente ante la inercia de Fania: "Fuerza Gigante" y "Rhythm Of Life" (en estos discos, ya De La Paz coqueteaba con lo romántico en la salsa con dos temas de Tite Curet Alonso, "Pura Novela" y "Amor Artificial," respectivamente), uniéndose a Ramírez y debutando con él en otro disco anterior, "Mi Fruto" (cuya carátula también acompaña este artículo).

 

El concepto de "Noche Caliente" bajo Louie Ramírez era sencillo: re-grabar en tiempo bailable temas ya conocidos en formato de balada, como "Estar Enamorado" del español Raphael y "Todo Se Derrumbó" del azteca José José. El disco tuvo un éxito arrollador en y fuera de Nueva York. Ramírez también utiliza en este disco a otros cantantes como Tito Allen y José Alberto "El Canario," recién salido de la Tipica'73 antes de su disolución, pero De La Paz fue el que se escuchó en la radio.

 

El concepto de "Noche Caliente" sigue (Larry Harlow es quien hereda el lío a partir del segundo y tercer volúmenes, los cuales no tuvieron la misma aceptación), pero no con Ramírez y De La Paz, quienes montan una orquesta nueva a base de trompetas (similar al formato que utilizaron en el Noche Caliente original) y firman con el sello Caiman Records (hoy CoBo Music), grabando otro disco de éxito arrollador: "Con Caché," de 1984.

 

 Aquí balancean la onda romántica en temas como "Solos Tu Y Yo" (versión en español del exitazo "Just The Two Of Us" de Grover Washington Jr. y Bill Withers), "Yo Soy Aquel" (otra balada de Raphael) y "Vámonos De Aquí" con clásicos como el "Timbalero" de Tito Puente, todo esto sin perder la esencia bailable que Ramírez siempre conoció a la perfección.

 

El concepto de Noche Caliente encuentra eco en Puerto Rico a través de un conjunto modesto y sin muchas pretensiones, liderado por el bongocero Nicolás Vivas: Conjunto Chaney. Su primera grabación, en la onda criolla al estilo de Pacheco, Conjunto Clásico y el cubano Roberto Torres (y donde el cantante lo fue nada menos que el veteranísimo panameño Meñique), no dijo nada nuevo. Pero ya para la segunda grabación, donde se aferran a la nueva sonoridad y re-graban en salsa baladas conocidas como "Desesperado" y "Detalles," el Chaney la pega en grande, al punto que se les rebautiza como "el Conjunto del Amor."

 

 Los cantantes de esta agrupación ahora lo eran dos novatos de igual timbre y similar estilo que luego montarán tienda aparte de manera radical: Eddie Santiago y Willie Gonzalez.

 

  Tommy Olivencia, por aquello de no quedarse atrás, también le mete el diente a este nuevo bizcocho y graba otro tema de José José, "Lo Dudo." El sonido de Olivencia ya daba muestras del cambio de los tiempos: en los 70's era sinónimo de salsa pesada y rabiosas descargas de cuero gracias al dream team percusivo de Endel Dueño (timbales), Pedro "Chiripín" Hernández (bongo) y el  conguero David "Cortijito" Rosario (apodado así por su asombroso parecido físico con el legendario Rafael Cortijo) y a las virtudes de soneros como Paquito Guzmán (quien a pesar de sus grabaciones como solista para Inca Records seguía siendo parte de la orquesta), Simón Pérez y  Chamaco Ramírez.

 

 Ya a principios de los 80's, y con Cortijito y Chiripín aún en el elenco (Dueño se va, sustituyéndolo el zurdo maravilloso Willy Machado... y también se van Paquito y Simón), Olivencia baja sus pretensiones y descansa sus laureles en el carisma y talento de su nuevo cantante, Jose Antonio "Frankie" Ruiz.

 

Este otro Frankie debuta en Nueva York en los 70's con la Orq. Nueva, luego se muda a Puerto Rico y es miembro fundador de la orquesta mayagüezana La Solución, donde pega en grande el tema "La Rueda." Luego de dos discos con La Solución, Frankie entra en 1981 a la orquesta de Olivencia en sustitución de Gilberto Santa Rosa (quien a su vez sustituía a Simón), quien pasa a formar parte del trabuco de Willie Rosario.

 

 En el tercer disco de La Solución, aunque todavía aparecía su imagen en las fotos que se tomaron para la contraportada, ya Frankie había salido del grupo, sustituyéndolo en la parte vocal el conguero del grupo, Jaime "Megui" Rivera (quien pega en grande con la banda el tema "Una Canita Al Aire") y un novato de grueso calibre de nombre Anthony Martínez, quien mantiene a flote al grupo una vez entrada la onda erótica en la salsa.

 

A partir de la década de los ochentas han surgido nuevas figuras con un toque juvenil, romántico y hasta sensual. Algunas de las viejas glorias de la llamada salsa vieja o salsa dura,  han tenido que adaptarse a los nuevos formatos stándares impuestos por el comercio y la radio con fines lucrativos.

Las temáticas se concentraron en el romanticismo, la presencia y la pinta del cantante principal ha sido fundamental a la hora de promover nuevas estrellas.

  

En el plano musical, se introdujo el sintetizador, la batería en algunos casos, guitarras y otros instrumentos melódicos para acompañar lo que se ha denominado la salsa “Monga”,  o salsa “Romántica”, las introducciones parecen baladas y los formatos instrumentales cayeron en la monotonía y repetición.

 

De cualquier forma no se puede afirmar que lo que se ha hecho en estos últimos 20 años ha sido malo o mediocre, tal vez la crítica puede venir por el afán mercantil, el facilismo, la plasticidad  con que se ha manejado este negocio, pues el arte y la magia salsera de años atrás, el sabor del barrio y las inspiraciones auténticas dieron paso a nuevas tendencias ficticias.

 

Hoy en día los empresarios para poder promocionar a un cantante primero miran su apariencia física así sea desafinado y sin sabor ni mucho menos sonero. La mayoría de temas de salsa son de corte romántico y se ha perdido aquel sabor y variedad de ritmos de otrora tiempos.

 

Podríamos decir que la salsa a partir de los ochentas salvo algunas excepciones, se encasilló en la monotonía del ritmo de la guaracha disfrazada de balada. Las disqueras promueven artistas plásticos y gomelos para llegarle al mercado juvenil, para que la salsa  la oiga el doctor, el ejecutivo, la secretaria, en fin un estrato social alto, dejando de lado a los soneros natos, a los bravos del ritmo, en fin, a la barriada.

 

La salsa romántica subió el nivel en cuanto al aspecto armónico, se usan giros y progresiones enriquecidas de acuerdo a la temática, los tumbaos del piano son muy rítmicos, se usan muchas inversiones y acordes agregados, el bajo o el baby también juegan un papel preponderante a la hora de los arreglos cabrones, la sección de brass es decir, trompetas y trombones manejan líneas contrapuntíscas avanzadas, la sección rítmica percutiva ha entrado en el concepto de “afinque” o  “apriete”, que quiere decir que entre más parejo, constante o limpio suene la base o la marcha, sonara mejor la agrupación o sea sin tanto reguero.

 

MANUEL ANTONIO RODRÍGUEZ A .

(Músico pedagogo)

CONTACTOS:  marmusico@hotmail.com  -  Bogotá   Colombia

www.musicalafrolatino.com  

HOME