*

*

*

*

Delia Zapata Olivella

 

Por: Edelmira Massa Zapata

 

 

Volver a Personajes

 

 

Delia Zapata Olivella nació en Lorica, Córdoba, el 1 de abril de 1926. A la edad de un año su familia se trasladó a Cartagena de Indias donde pasó su infancia y adolescencia hasta terminar estudios de bachillerato en la Universidad de Cartagena donde fue la primera mujer en cursar estudios. Posteriormente llevada por sus inquietudes artísticas se traslada a Bogotá donde inicia estudios de escultura en la Universidad Nacional de Colombia. 

Fundido como está el nombre de Delia Zapata Olivella a la historia del desarrollo y manifestación del arte auténtico colombiano de los últimos 50 años, su biografía equivale a hacer un resumen de lo que en materia de folklore coreográfico se ha conquistado entre nosotros, en las zonas costeras del Atlántico y del Pacífico.

 

Inicialmente, Delia se introdujo en las disciplinas de la danza vernácula al lado de Manuel Zapata Olivella, ambos naturales de la ciudad de Lorica [Córdoba], aunque ligados por múltiples nexos a otras regiones del Litoral Norte, su amor por la tierra, sus adherencias espirituales a la tradición de su pueblo, los llevaron a emprender con sus propios recursos una labor de investigación y divulgación del folklore musical y coreográfico, y así fue como los dos hermanos se internaron por selvas, rancheríos y rutas fluviales en procura de fuentes originales de información, hasta que lograron conformar una agrupación seleccionada, con la cual empezaron a recorrer el país.

  

Delia Zapata Olivella tomó como punto de partida de su carrera artística la escultura y la enseñanza del dibujo, primero en Cartagena y luego en Bogotá, como alumna de la Escuela Nacional de Bellas Artes. En 1.954 obtuvo el Primer Premio con su escultura: “La Mendiga”, durante la exposición de arte celebrada ese año en Barranquilla. Pero, poco a poco, la pasión por las formas nativas, la vocación de bailarina y sus extraordinarias dotes naturales le arrastraron hacia la danza, en forma que alternó las clases de ballet, los cursos de Artes Plásticas, el hogar, el modelado escultórico y sus disciplinas intelectuales con el dispendioso trabajo de organización y preparación de su propio Conjunto Folclórico. En 1.954 hizo su debut en el Teatro Colón de Bogotá, bajo el patrocinio de la Dirección Nacional de Extensión Cultural, y de allí en adelante actuó en Cartagena, Barranquilla, Santa Marta y otros lugares de la región. El éxito obtenido, la resonancia ambiental que produjo éste hecho completamente nuevo en la vida del Litoral, la alentaron para realizar su gira por todo el territorio nacional. En ésta etapa puso en claro ante la opción autorizada que se estaba cumpliendo un suceso muy importante para el despertar de nuestra mentalidad folklórica.

  

Así, después de haber merecido el aplauso delirante de los públicos más exigentes, de Bogotá, Medellín, Manizales, Cali, Barranquilla se marchó hacia la Costa del Pacífico, en busca de nuevas bases documentales para su repertorio, y el resultado fue la obtención de exquisitas formas coreográficas y musicales, para completar el ángulo folklórico del país. De nuevo recorrió el territorio colombiano y una vez más cosechó espléndidos triunfos.

  

Quedaban unidos en un solo grupo dinámico las melodías y los ritmos de las dos Costas Colombianas: el Chocó, minero y letárgico, con Palenque, hirviente de africanías; el Carnaval de Cartagena con los aires bullangueros de Valledupar; las leyendas de los Indios “Farotos”de San Jacinto, con las fiestas de Buenaventura; los  “romances”con las “décimas”..... Tocadores de gaita, tamborileros, cantadores de coplas y lumbalúes; mezclados con flauteros e intérpretes de marimba y los recitados versos, todo, en una integración de la fisonomía ancestral de nuestras comunidades negras. En ésta forma quedó constituído el grupo, tal como se encuentra hoy.

  

Surgió entonces la idea de un viaje al exterior. Sin más capital que su esfuerzo y sin más ayuda que su voluntad –ya que las puertas oficiales estaban siempre cerradas- se lanzó a la aventura del mundo, con la fé en el éxito que le transmitía el mérito visible de su trabajo. El 17 de julio de 1.957, (después de obtener los pasajes “a plazos”) “El Colombiano” de Avianca transportó el Conjunto a París. Y éstos campesinos, pescadores, sencillos labriegos, acostumbrados al trópico ardiente, emprendieron, dentro de un nuevo clima y otras lenguas, un viaje que era también el de su patria. En la capital de Francia hicieron su primer encuentro con los públicos del Viejo Mundo, y allí también captaron la calurosa bienvenida de aquellas gentes. Actuaron luego en la Unión Soviética, China, Checoeslovaquia, Alemania Occidental y Oriental, en escenarios abiertos, en grandes teatros, en fábricas, en coliseos populares, en escuelas, estadios, habiendo sido aclamados hasta el delirio. La prensa los calificó como auténticos mensajeros de la cultura de un continente para ellos desconocido. De regreso, estando en París, el Conjunto fue llamado a España, para tomar parte en el Gran Festival Hispanoamericano de Cáceres. Después de competir con grupos internacionalmente famosos enviados de México, Argentina, Guatemala, Chile, Filipinas y Portugal, obtuvo por aclamación el Primer Premio, honor que puso muy en alto el nombre de Colombia, Pedro Pascual, crítico de arte y meritorio periodista de “DOMINGO”, de Madrid, comentó el 6 de julio de 1.958: “Del valor del Conjunto Folclórico de Delia Zapata Olivella tenemos que decir muchas cosas, pues el público se levantaba cuando bailaban. Lástima que hayan abandonado a España...” Y la Revista “DESTINO” opinó luego: “El viernes pasado por la noche en el patio de Letras de la Universidad de Barcelona... El Ballet Colombiano de Delia Zapata ofreció una brillante exhibición de sus típicas danzas, que obtuvo ante el numeroso auditorio que atestaba el claustro de nuestra Universidad literaria, un éxito clamoroso y resonante”...”Queremos señalar a nuestros lectores la calidad excepcional de éste ballet, integrado por artistas no-profesionales”... Delia Zapata Olivella siguió disfrutando de triunfos inolvidables en Barcelona, Valencia, Zaragoza, Madrid...

  

Al finalizar el año 1.959, los mismos obreros-artistas que habían pasado su maestría por Europa, entraron a Venezuela, bajo el patrocinio del Gobierno de ese país. Caracas más cerca de nosotros, se volcó a los teatros y aplaudió frenéticamente el Conjunto. El Profesor Ramón y Rivera, eminente folklorista miembro del Instituto de Folklore de la universidad Central, escribió entonces: “Debemos agradecer a Delia Zapata... su esfuerzo casi sobre-humano, su pasión sin par, nos llena de orgullo y de fé en los valores eternos del arte popular americano”. Luego, Maracaibo, San Cristóbal, Valencia y otras ciudades vecinas recogiendo febrilmente el mensaje de las danzas colombianas.

  

Así, año tras año, hasta hoy, el proceso de manifestación estética ha continuado, en pugna constante con las limitaciones del medio y la falta de una conciencia nacional sobre el valor real de nuestro folklore. En 1.963, por invitación especial, Delia fue nombrada Coreografa Titular y Directora del Cuerpo de Danzas del Instituto Popular de Cultura de Cali donde fue acogida con legítimo honor. En estas circunstancias, la Dirección Nacional de Cultura del Gobierno de Panamá invitó al Cuerpo de Danzas de dicho plantel a tomar parte en el Festival Artístico de Verano de abril de 1.964. En la capital del Itsmo fueron acogidos con palmas y después de tres actuaciones recibieron los más altos galardones de la crítica hablada y escrita. En 1.965, viaja a los Estados Unidos, con una Beca de Intercambio Cultural Internacional. Esta beca le permite hacer un recorrido por varias ciudades, en Washington, dicta un Curso de Danzas Colombianas en el Departamento de Música de la O.E.A. Luego se queda estudiando Danzas Negras con la gran bailarina Katherine Dunham, entretanto organiza un Grupo de Danzas Colombianas con colombianos residentes en New York, realizando una campaña de divulgación de su país. Toma parte en el Gran Desfile del Día de la Raza, por el cual se le fue otorgado el Premio al Mérito,  posteriormente una Placa de Bronce, por la Colonia Colombiana e Hispanoamericana de New York.

  

De regreso al país fue llamada por la Universidad Nacional de Colombia para organizar allí danzas y grupos folclóricos con los cuales ha viajado y ha ganado premios. Nuevamente conforma su propio grupo Danzas Folclóricas Colombianas de Delia Zapata Olivella y crea la Fundación Instituto Folclórico Colombiano con el fin de divulgar, investigar y preparar profesores en danzas; su trabajo es premiado en Colombia y otros países del mundo.  Continuando con su labor docente de divulgación de las tradiciones y costumbres del pueblo colombiano, plasma sus sueños en la creación de la carrera de Danzas y Teatro Tradicionales junto con la maestra Rosario Montaña y dirige el departamento de la misma en  la Universidad Antonio Nariño donde se han graduado alumnos por 20 años.

  

En el año de 2001 viaja al continente de uno de sus ancestros, África, donde realiza intercambios de danza con algunas escuelas, a su regreso a Colombia fallece víctima de la malaria contraida en Costa de Marfil

 

 

 

 

Perfil Profesional

 

Amplia experiencia en el campo de la investigación, docencia y proyección del folclor Colombiano. Vivencias y extracción de informacion de las raíces culturales para el rescate de la tradición popular. Enseñanza universitaria en el área de las artes escénicas.  Especialista en dirección y montaje de coreografías Folclóricas. Rescate de las tradiciones a través del grupo de danza con proyecciones internacionales.

 

 

Experiencia en Investigación

Viajes de Investigación Folclórica.

1955–1956      Costa del Pacifica y Costa Atlántica

Instituto Popular de Cultura de Cali

1964 La Navidad en las comunidades negras de                                    Guapi, Valle Del Cauca.

1968    Quinamayó – Valle – Bundes de Angelitos

1970    Tolima- Bailes del Tolima

1970 San Andrés Isla - Rescate de las danzas tradicionales.

Fundación de Investigaciones Antropológicas: Rambao’:

1975,  Córdoba, Sucre, Atlántico, Chocó, Cauca y Antioquia

 

 

 

 

 

Experiencia docente

1953–1955 Dibujo – Colegio Fernández Baena

1954–1998 Grupo de Danzas Folclóricas Colombianas de Delia Zapata Olivella.

 

1959–1961 Grupo de Danzas de TELECOM.

1963–1969 Instituto Popular de Cultura de Cali.

1967-1983 Grupo de Danzas Folcloricas Universidad Nacional

1967 Asociación Colombiana de Promoción Artesanal.

1968–1969 Grupo de Danzas del Hospital Militar

1970–1972 Corporación Ballet de Colombia. Danzas Negras

1974 Creación de la Fundación Instituto Folclórico Colombiano.

1975–1978 Grupo de Danzas Folcloricas Empleados. Universidad Nacional

1978 – 1998 Grupo de Danzas Folclóricas Colombianas

1983–1998      Directora del Departamento de Danzas y Teatro. Universidad Antonio Nariño

           

GIRAS

Y

VIAJES

1954 Bogotá, Teatro Colón; Cartagena; Barranquilla.

Además de las anteriores giras se ha participado en otros eventos nacionales e internacionales con los siguientes grupos:

Instituto Popular de Cultura. Grupo de Danzas Folclóricas de la Asociación Colombiana de Promoción Artesanal. Universidad Nacional de Colombia. Grupo de la Fundación Folclórica Colombiana. Grupo de Danzas de Empleados de la Universidad Nacional de Colombia.

1957

Francia, Checoslovaquia, Rusia.

1958

España – Cáceres, Barcelona, Zaragoza, Alemania Oriental y Occidental.

China.

1959 Venezuela – Caracas, Valencia, Maracaibo, San Cristóbal.

1960 Medellín – Feria de las Flores; Ibagué, Festival Folclórico.

1966 USA, Nueva York – Hotel Diplomat, Club España.

1968 Girardot, Festival Turístico; Tunja, Lotería de Boyacá; Florencia, Semana Cultural; Barrancabermeja, Feria del Petróleo; Cúcuta, Feria Regional; Cereté, Feria del Algodón; Buenaventura, Feria del Litoral; Tunja Feria de los Cereales; Barranquilla, Carnaval; Armenia, Lotería del Quíndio.

1971 Panamá – Congreso de la Cotal

1974 USA, Nueva York- Radio City

1976 Cartagena – Presentación para los Reyes de España

1977 México Invitación

         Francia, París- Carnaval de Carnavales

         USA Washington – Festival de Verano

1978 Venezuela VII Festival Internacional de Folclor

1983 USA, Orlando – Carnaval de Carnavales

1984 Puerto Rico – Festival del Folclor

1986 Italia – Festival Mundial del Folclor.

         Colombia, Bogotá – Festival Mundial del Folclor.

         Colombia,  Cartagena – Homenaje al Papa Juan Pablo II

         Martinica – Festival SERMAC

1987 Francia – Festival Folclórico Du Monde

         Italia – Festival Mundial del Folclor.

         Alemania – Festival de Música de Berlín

1993

Brasil – Teatro Nacional en Brasilia, Memorial en Sao Paulo, Sala Cecilia Meirelles, Teatro Glaucio Gil, Arpoador en Río de Janeiro.

1994

Guatemala - Teatro Libre, Centro Cultural Miguel Angel Asturias.

Honduras – Teatro Nacional Manuel Bonilla

Nicaragua – Teatro Nacional Ruben Dario, Colegio La Salle, Hotel Intercontinental.

Costa Rica – Festival Internacional de Artes.

Panamá – Teatro Nacional.

1997

Bailarina, Invitada Especial en el montaje de Danza  Contemporánea: RECONQUISTA, dirigido por Marie-France Delieuvin y Alvaro Restrepo con el grupo “El Puente”, 17éme Montpellier Danse 97, Montpellier, Francia.

2000

Con su Grupo de Danzas Folclóricas Colombianas es invitada por el Centro Cultural Latino International de Chicago en el Skyline Stata de Navy Pier, 19 de julio.

 

Premios

Obtenidos

1958  Premio Provincia de Cáceres, España.

1959 Ganador Primer Festival Folclórico, Ibagué.

1959 Primer Festival Internacional, Fuera de Concurso. Manizales.

1960 Ganador Segundo Festival Folclórico Ibagué

1961 Ganador Tercer Festival Folclórico, Ibagué.

1962 Bandeja SAYCO de plata y Medalla de Oro, Bogotá.

1966 Placa de Bronce Colonia Hispanoamericana, Nueva York.

1966 Premio al Mérito, Nueva York.

1966 Bandeja de Plata, Feria de las Flores, Medellín.

1968 Medalla Semana Cultural, Florencia, Caquetá,

1968 Primer Premio Feria de Manizales, Universidad Nacional,

1968 Diploma Festival Folclórico Latinoamericano, Lima, Perú.

1969 Bandeja de Plata y Medalla, Festival de las Flores, Ambato, Ecuador.

1975 Antena de la Consagración, Espectáculo del año, Bogotá.

1975 Medalla de Oro, Mujer destacada en el Folclor, Cartagena.

1977 Placa, VII Festival Nacional de Folclore, Lara, Venezuela.

1978 Placa, XIV Feria Internacional de San Sebastián, Venezuela.

1978 Trofeo Bolivariano, ZIPA de ORO, a Delia Zapata O, Bogotá.

1978 Trofeo Bolivariano, ZIPA de ORO, Grupo de Danzas del Año, Bogotá.

1979 Placa de Bronce, Tercer Festival Nacional del Porro, Corozal

1979 Placa al Mérito, Asociación Internacional de Clubes de Leones, Bogotá.

1979 Bandeja de Plata, Universidad Externado de Colombia, por sus 25 años de carrera artística, Bogotá.

1979 Bandeja de Plata, Grupo folclórico Monserrate, por sus 25 años de investigación de la cultura colombiana, Bogotá.

1983 Placa del XIII Festival Nacional de la danza, Medellín.

Escudo del Ejercito de Colombia por aportes al Folclor, Bogotá.

Medalla Secretaría de Educación y Cultura de Antioquia, Medellín.

1984 Placa, Festival dei Cuori 84, Tarcento, Italia.

1984 Placa, IV Incontro Internazionale del Folklore, Tempio Pausania, Italia.

1984 Escudo Oficial de la Ciudad de San Juan Bautista capital de Puerto Rico, Hernán Padilla, Alcalde, Puerto Rico.

1984  Premio al Comunero, ADECOL, Bogotá.

1985 Placa, Profesores Escuela Actividades Acuáticas, Bogotá.

1986 Medalla Patronato Colombiano de Artes y Ciencias, Bogotá.

1986 Placa, XIX Manifestazione Folkloristica Intarnazionale, Italia.

1986 Estatuilla CAPOTRIBÚ, Sardegna, Nuragica, Italia.

1986 Medalla Festival de Música del Caribe, Cartagena.

1987 Placa del Departamento Administrativo del Servicio Civil, Bogotá.

1988 Placa de la Caja de Crédito Agrario, Industrial y Minero, en el día universal del ahorro. Bogotá.

1989 Placa del Primer Festival Cultural CAFAN

1989 Medalla Honor al Mérito Artístico – IDCT, Bogotá

1989 Medalla Honor al Mérito, Gobernación de Bolívar, Cartagena

1990 Placa en reconocimiento y participación de la Escuela Colombiana de Medicina, Bogotá.

1990 Placa, Caja Agraria, Jurado en el VI Concurso de Danzas Folclóricas Estudiantil, Bogotá.

1990 Placa, Liceo Femenino de Cundinamarca en el VII Festival de la Canción, Bogotá.

1991 Placa, Colegio Santa Ana, Bogotá.

1991 Placa, Escuela Colombiana de Medicina, Bogotá.

1993 Medalla Pedro Romero – Gobernación de Bolívar, Cartagena

1993 Medalla Cívica de Cartagena en el Grado de Comendador, Alcaldía de Cartagena.

1994 Placa del Festival Internacional de las Artes, San José de Costa Rica.

1994 Placa de La Gobernación de Santander, Secretaría de Cultura y Turismo y Recreación y la Escuela Departamental de Danza de Bucaramanga.

1994 Placa de la Administración Municipal de Cáqueza, Cundinamarca.

1995 Homenaje en el Séptimo Foro Nacional de Danza, Bogotá.

1997 Medalla al Mérito en las Artes Populares, Cali

1997 Placa del Comando del Ejército, Expo militar, Bogotá.

1997 Orden del Mérito General José María Córdoba, Bogotá

1998 Emérito – Ministerio de la Cultura, Santa Fé de Bogotá,.

1998 Placa I Reinado Nacional de la Cultura y la Raza en homenaje a la maestra  Delia Zapata Olivella, Bogotá.

1998 Premio Excelencia Nacional, Consagración al Servicio, Universidad Nacional de Colombia.

1998 Premio Excelencia Nacional, Consagración al Servicio del país, categoría Fomento de la Cultura, Exalumnos de la Universidad Nacional de Colombia, ADEXUN.

1998 Condecoración ‘Orden de la Democracia”, Grado Oficial, Cámara de Representantes, Santa Fé de Bogotá.

1998 Medalla: Hermandad Caribe, Festival de música del caribe, Cartagena.

1998 Homenaje a Delia Zapata Olivella, Festival de la Imaginería, Cartagena.

1999 Placa, Universidad Distrital Francisco José de Caldas, 12 de octubre, 45 años de vida artística.

1999 Guachupé de Oro. Premio Nacional. Artes Tradicionales. Fundación Cultural Colombia Negra, 12 de octubre.

1999 Bandeja de Plata, Pensionados de la Universidad Nacional de Colombia, octubre 28.

1999 Alcaldía Mayor de Santa Fé de Bogotá, Homenaje a la Gran Maestra Delia Zapata Olivella, Teatro Jorge Eliécer Gaitán, octubre 27.

2000        PROCLAMATION: A Resolution adopted by The City Council of the City of Chicago, Illinois, Por esta proclamación hecha por el gobernador de Illinois, el 19 de julio, es declarado día de Delia Zapata Olivella en todo el estado.

2000 Homenaje de la Universidad Santiago de Cali  a Delia Zapata Olivella por su trayectoria artística – La Gaviota de Plata

 

Conferencias

Y

Seminarios

1966 Universidad de Indiana, U.S.A.

1974 Seminario sobre Teatro Identificador, Guadalajara – México,

1975 Encuentro Latinoamericano de Grupos de Teatro Educacional, Bogotá.

1977 Primer Congreso de Cultura Negra de las Américas, Cali

1997 Conferencia sobre la Cultura Colombiana, Expomilitar – Bogotá

 

 Publicaciones

1964  Periódico “Páginas de Cultura”, Publicación del Instituto Popular de Cali, No. 3, Artículo ”Las razas que dan origen al folklor colombiano”, agosto.

1965       Periódico “Páginas de Cultura”, Publicación del Instituto Popular de Cali, No. 7, Artículo ”Las danzas negras en Colombia”, marzo – abril.

1969 Revista: “Colombia Ilustrada”, Tomo 1 Volumen 1, Noviembre y Diciembre,  artículo sobre la Contradanza.

1975 Artículos en la Revista “Letras Nacionales”

1972    Revista: “ Colombia Ilustrada”,  Tomo 3 Volumen 8, Mayo – Agosto, artículo sobre el Currulao’.

1998 Manual de Danzas de la Costa Pacífica Colombiana “Danzas sacras y profanas” Editado por el Patronato Colombiano de Artes y Ciencias.

 

Precursora

 

Cualesquiera que sean los títulos endilgados a Delia –escultora, bailarina, coreográfa, folclorista, profesora, etc.- su verdadero y bien ganado galardón a lo largo de su vida es de precursora en el empeño de rescatar, afirmar y difundir los bailes colombianos preservando su autenticidad tradicional.

 

A esta dedicación debe agregarse su convencimiento de encontrar en el espíritu de estas expresiones, vengan de donde nazcan, América, Africa, Europa, la esencia de su propia identidad. Jamás estuvo inspirada en el propósito de obtener un doctorado para ostentarlo como pérgamino académico, anhelo arribista que generalmente guía la prosecución de estudios.

 

El reclamo por reconocer a Delia como precursora en la investigación de nuestros bailes tradicionales, va dirigido a su ejemplo cuando asume como propia la identidad nacional y no tan sólo una vertiente particular de sus orígenes. Ella ha reconocido en su formación los influjos de otros. Su novedad fue identificarse con la totalidad de la tradición indígena, africana y europea, como legado común donde no cabe la separación o supervaloración de los aportes de un ancestro sobre otro. El gran mestizaje de las sangres y las culturas, tal cual acaba de reconocerse con generalidades ambiguas en el artículo 7º. de la nueva Constitución Nacional.

Desde los primeros gritos por la independencia y durante la República se han adelantado decisivos movimientos tendientes a conocer y exaltar el acervo espiritual y material de nuestra nacionalidad. Sería grave olvido desconocer como pioneros en la investigación de la identidad nacional a Jsé Celestino Mutis y sus eminentes colaboradores en la Expedición Botánica para inventariar nuestra flora, fauna y ámbito natural. Igualmente Agustín Codazzi y demás exploradores de la Comisión Corográfica, sin duda los primeros en adelantar un diagnóstico de nuestro territorio y de los hombres que lo habitan.

Son mucho más personales los trabajos iniciados por Delia, pero no por ello menos importantes en la toma de conciencia de los valores tradicionales aportados por los alfabetos, empíricos y semiletrados de las etnias indígena, afrocolombiana y mestiza: Más del 80% de nuestra población tradicionalmente menospreciada como creadores de los valores fundamentales de la cultura nacional. Cuando Delia inicia su búsqueda ansiosa de encontrar los rasgos que caracterizan su condición de mujer mestiza, suma de tres confluentes sanguíneos y culturales, nadie antes había asumido este enfoque antropológico para realizar una investigación en toda la geografía humana del país.

 

Tampoco se había utilizado la grabadora magnetofónica para recoger los testimonios orales de ancianos analfabetos, utilizando una grabadora “R.C.A. Víctor”, más pesada que un baúl de pirata cargado de tesoros.

 

También fue pionera en inventarse la forma de utilizar un instrumento tan inapropiado para transitar por riberas, montañas, valles, litorales y selvas. ¡Dos asnos como colaboradores indispensables e inseparables! Uno para cargar el pesado artefacto magnetofónico y otra el motor acondicionado con cien metros de cable para que su ruido no interfiriera las voces de los informantes. Desafiar trochas, canoas y carromatos para llegar a pueblos donde no se conocía, ni conoce, el fluído eléctrico. La grabadora portátil alimentada con pilas eléctricas aúin no se había inventado o comercializado en el país. Las fechas de sus primeros documentos, grabados en las cintas, testimonios irrecusables, se remontan al año de 1.950. La sola adquisición de la abuela “R.C.A. Víctor” constituyó una hazaña por su costo. Préstamos a agiotistas y endeudamiento con la firma J. Glottmann en Barranquilla y otros tantos para adquirir la planta eléctrica. Afortunadamente se conseguía el alquiler de los burros a bajo costo y en todas partes. Esfuerzos materiales para iniciar una investigación que en su momento ni ahora ha contado con el apoyo económico estatal.

 

Algunos visionarios como ella, igualmente precursores, como el doctor Joaquín Piñeros Corpas, “el caballero noble de la canción colombiana”, le ayudaron con alientos espirituales y económicos para iniciar con el apoyo de la Fundación de Investigaciones Folclóricas, su primer trabajo sobre la tradición oral y conducta de los campesinos cordobeses. David Sánchez Juliao cuenta cómo, siendo un niño, se sorprendió al ver y oír un aparato que reproducía al instante su voz.

 

Otra iniciativa premonitoria de lo que serían métodos investigativos ulteriores, fue convertirse en alumna atenta, repetidora como otro magnetófono, de cuanto veía y escuchaba de sus maestras ancianas. La descalza académica repetía los pasos descalzos de la abuela campesina. Mucho le ayudaron entonces sus estudios de pintura para copiar con huellas indelebles en el papel la posición de los movimientos de los pies, piernas, muslos, caderas, tórax, brazos, antebrazos, manos, dedos, hombros, cuello, cabeza, ojos y voz. La anatomía aprendida en cadáveres y reproducciones de estatuas griegas y romanas, capatada a lo vivo por el lápiz a mano alzada. Pies indígenas y afrocolombianos, gruesos, callosos, firmes por la esclavitud de quinientos años, pero contradictoriamente ligeros, saltadores, cadenciosos, expresivos, libérrimos, obedientes al ritmo de tambores y melodías de flautas, rondadores y clarinetes.

 

 

Folclor a lo vivo

 

Su sentido coreográfico para captar la totalidad de los componentes del baile y su entorno –piso, luz, viento, vestido y desde luego instrumentos musicales- pronto le hizo caer en cuenta de que sus exploraciones de campo no debían conformarse con unos documentos muertos –grabaciones magnetofónicas, dibujos, notas, etc.- ¡Ante todo y sobre todo el nombre! Entonces fue cuando omprendió la necesidad de formar conjuntos de bailes y música integrados por campesinos auténticos.

 

Delia abrió el camino a la difusión del folclor desconocido, trasegando a la capital los primeros conjuntos de acordeón, caja y guacharaca, 1.952, presentando a Fermín Pitre como principal intérprete. Además del cajero y guacharaquero, figuraba Antonio Morales, improvisador de décimas, un arte que infortunadamente ha sido opacado por el trío musical. En 1.953 trae a Toño Fernández y sus Gaiteros de San Jacinto, integrado por los hermanos José y Juan Lara. Venciendo todos los miedos y rebeldías ancestrales, en 1.954, consigue que Batata, heredero de una centenaria tradición de tamboreros sagrados del Palenque de San Basilio, acompañe a los cantadores y cantadoras de lumbalúes funerarios. Los bogotanos hasta entonces ignoraban la existencia en Colombia de un culto religioso africano.

A partir de estos pasos, estrategia calculada, en 1.954, decide conformar su primer conjunto visitando y seleccionando a los mejores intérpretes de los ríos y litorales Atlántico y Pacífico. Lo que hasta entonces era un folclor recóndito mostró a Colombia una de sus más fuertes y auténticas raices.

 

Luego en 1.957, el gran salto a la conquista del mundo: crea el “Conjunto de Danzas Folclóricas Colombianas de Delia Zapata Olivella” que sorprende a Europa, Asia y América. Pudo reunir a los intérpretes más talentosos de nuestro folclor en danza, canto y música –Madolia de Diego, Leonor González Mina, Julio Rentería, Lorenzo Miranda, Erasmo Arrieta, Clara Vargas, Teresa Díaz, Toño Fernández, José Lara, Juan Lara y otros-, cuyos nombres aún resuenan en la memoria de los colombianos como los mejores difusores en el exterior que haya tenido el país de sus tradiciones africanas, indígenas y españolas de nuestro mestizaje. ¡Aires de la Costa Atlántica, Chocó, Pacífico, altiplanos y llanuras!

Lo que deseamos recordar no son los triunfos –Primer Premio del Concurso Folclórico Latinoamericano de Cáceres [España]; presentaciones en la Sala Playel de París, Teatro Bolshoi de Moscú, Teatro de Opera en Pekín, Radio City Center de Nueva York, etc.- sino aquellos momentos en que nadie estimaba la rica veta de nuestra tradición, tan inexplorada en todos los ámbitos de la creatividad nacional. La mayoría de las coreografías usadas por los miles de grupos folclóricos del país repiten las presentadas por Delia. ¡Más de 66! !Y ojalá que así sea en el futuro porque responden a la más auténtica tradición!

 

Este libro que dejamos en manos del lector no es la fantasía ni la improvisación de una mujer apasionada de sus sangres y culturas. Descubramos en cada párrafo, trazo y página el espíritu de Colombia.

 

Volver a Personajes

 

MANUEL ANTONIO RODRÍGUEZ A .

(Músico pedagogo)

CONTACTOS:  marmusico@hotmail.com  -  Bogotá   Colombia

www.musicalafrolatino.com  

HOME