*
*
*
*
Pacífico Colombiano

Por: Alejandro Ulloa S.

Tomado de la revista: Pacífico Sur No.1 Agosto de 2002  

 

Siguiente

 

Hablar del presente de la música del Pacífico implica analizarla en dos dimensiones:

 

Una, estrictamente musico1ogica que tiene que ver con su organo1ogia, sus formatos instrumentales, su estructura rítmica, melódica y armónica, su canto y su textualidad, materializadas en las diferentes expresiones fo1cloricas que existen y se reconocen a lo largo y ancho del Pacífico co1ombiano, desde el norte en el límite con Panamá hasta el sur en el límite con Ecuador. La otra dimensión, la histórica, nos permite ponerla en perspectiva con respecto a lo que ha sido como fo1clor regional y como patrimonio cultural, para ver también cuáles han sido sus transformaciones más significativas en diferentes momentos hasta llegar a ser lo que es ahora y poderla pensar en relación con la música popular contemporánea, en el contexto de la industria cultural y el mercado discográfico nacional e internacional; es decir, para examinar su lugar en el mundo de hoy en tanto mercancía del entretenimiento, sus potencialidades como expresión de una cultura popular y lo que puede llegar a ser en ese sentido, en estos tiempos de globalización.

 

 

"Para hablar del futuro, hay que comenzar por el pasado"

 

Para considerar la música del Pacífico, su valor e importancia dentro de la música nacional, es necesario situarla en el contexto histórico y geográfico en el que nace como un producto cultural que ha permanecido vivo en la región desde hace ya mas de dos siglos, a través de sus diversas manifestaciones: desde el bambuco viejo, un currulao sin marimba, hasta el folclor chocoano; y que, según los diferentes estudios al respecto, tiene en el currulao la expresión rítmica más importante del litoral .

 

Los Formatos del Folclor

 

Empecemos por reconocer los dos formatos instrumentales básicos a través de los cuales se realiza la música del Pacífico como folclor regional: uno, el conjunto de marimba, característico de la región sur, compuesto además por los cununos (macho y hembra), los guasás y los bombos (golpeador y arrullador)... Dos, las chirimías, características del departamento del Chocó, que incorporan instrumentos de viento, platillos de latón, bombo (o tambora) y redoblante. Aunque es necesario mencionar otras agrupaciones como los sextetos y los conjuntos de cuerdas en el Chocó, y el conjunto de bullerengue en el Urabá, que también pertenece al Pacífico. Estos formatos son propios de la sociedad campesina, mareña y ribereña de la costa Pacífica, habitada por una población negra con una fuerte tradición oral; una sociedad tradicional en la que el folclor musical ha sido factor de integración y cohesión para los pobladores nativos, especialmente los mayores, pues los jóvenes están ahora mas expuestos a las influencias musicales y simbólicas que provienen de otras latitudes, a través de los medios de comunicación.

 

Del Folclor a la Música Popular

 

Con estos formatos básicos y sus ligeras variaciones locales, se ha producido toda la música folclórica del Pacífico. En ellos se sostiene dicho folclor en su sentido más autóctono. Sin embargo, hay momentos de ruptura con estos formatos que cambian definitivamente, no solo las características musicológicas, sino el significado social de la música del Pacífico como sucedió en la década del 60, cuando ésta ingresa en la industria discográfica y pasa a hacer parte del cancionero comercial moderno en Colombia. Ese es un momento feliz. Y ello se debe gracias a la transformación que introdujo el maestro Néstor Urbano Tenorio "Peregoyo", músico oriundo de Buenaventura, pues fue el primero en cambiar radicalmente la organología folclórica tradicional al crear un conjunto inédito (para grabar comercialmente) compuesto por una guitarra eléctrica, dos trompetas, dos saxos altos, un bajo, timbal, tumbadora, platillo y campana. Es decir, propuso un rediseño del formato instrumental con el cual cambió la música folclórica al no emplear los instrumentos propios como la marimba, los cununos y los guasás. Con este nuevo formato grabó en 1961 su primer disco, "Mi Buenaventura", composición de Petronio Álvarez, que llegó a ser un éxito comercial y una nueva contribución a la música popular contemporánea en nuestro país. Antes había fundado su primer grupo, El quinteto Bahía, en 1948 y unos años después, el Grupo Sabor. Pero sólo en 1966 grabó su primer larga duración (en Discos Fuentes); esta vez con el Combo Vacaná (llamado así al estar integrado por músicos del Valle, Cauca y Nariño), y con ellos, la música folclórica del Pacifico se transformó en música popular. "Peregoyo" incursionó de ese modo en la industria discográfica nacional y se convirtió en el primer referente comercial de la música del Pacifico, con gran aceptación a nivel nacional.

 

Tal vez fue el primero en llevarla al mercado de la "música tropical" bailable, con éxito y reconocimiento, aunque no sabemos si antes de el sucedió algo similar en Nariño, Cauca o en el Chocó. En su momento constituyó una transformación significativa de los ritmos vernáculos y desde entonces su valor y su significado social también cambiaron como parte del patrimonio simbólico y el capital cultural de los colombianos.

 

"Peregoyo” modificó la instrumentación, introdujo otras sonoridades, le dio otro color a la música del Pacifico, sobre todo el currulao, la urbanizó y la modernizó pero mantuvo la base rítmica tradicional del 6 por 8, conservando el sabor y el sentimiento propio de los nativos de la región. Aunque si bien es cierto que mantuvo la gracia y el sabor local, es decir su identidad regional, también es cierto que fue una modernización tardía, si la comparamos con las otras músicas folclóricas y populares de América Latina y el Caribe. Analizada con rigor musicológico, la obra de "Peregoyo", aún siendo innovadora era una música sencilla, con fraseos melódicos alegres pero elementales, sustentada en unos planos sonoros básicos sin mayor sofisticación en los arreglos y la armonía de las canciones.

 

A partir de 1961 la música del Pacífico ya no es sólo de los manglares, los esteros, los pueblos y los ríos del Chocó biogeográfico porque empieza a pertenecer a todos los colombianos cuando comienza a difundirse por la radio, a circular nacionalmente, a bailarse en las grandes ciudades y entonces el currulao comienza a ser reconocido masivamente como un género bailable, gozoso, al lado de la cumbia, del porro y la gaita que predominaban en la industria discográfica y en el gusto de los públicos colombianos. "Peregoyo" grabó no solamente currulaos, arrullos y otros aires regionales, sino también géneros de origen caribeño (cubanos y puertorriqueños) como la guaracha "Chechundino", la bomba puertorriqueña "Bola de agua", de Mon Rivera; pachangas como "Che pachanga" de Marcos Micolta, su vocalista principal; el son montuno "Sabor de Vacaná", del mismo Micolta, y descargas como "La descarga Vacaná" de Urbano Tenorio, entre otros. Después de "Peregoyo" fue el guapireño Julián Angulo ("Julián y su Combo"), quien además de interpretar y grabar la música folclórica, asumió el folclor regional también desde una perspectiva transformadora tal como lo hicieran años después (en sus comienzos) el grupo Niche, Guayacán Orquesta y los Nemos del Pacífico, al recrear algunos temas del folclor nativo en tiempo de salsa, haciendo el puente melodioso entre el Caribe y el Pacífico. Pero, en lo fundamental, la música de esta región siguió refugiada en el litoral, marginada y desconocida, mientras otras "músicas negras" del continente, otros géneros de origen afro, se desarrollaban con toda su riqueza y sus potencialidades, al entrar a la escena de la industria discográfica internacional y al mercado que se expandía por América Latina desde los años 30. La música brasilera, la puertorriqueña, la cubana, la dominicana y la música del caribe colombiano alcanzaron la cúspide en la década del 50 con la producción de sus mejores intérpretes y compositores.

 

Siguiente

 

           

MANUEL ANTONIO RODRÍGUEZ A .

(Músico pedagogo)

CONTACTOS:  marmusico@hotmail.com  -  Bogotá   Colombia

www.musicalafrolatino.com

HOME